Un cuento sobre el cambio

     Hace muchos años, Alicia, tumbada en el jardín de su casa, contemplaba el cielo entre las flores, mientras se columpiaba de la rama del árbol que presidía su jardín… 

Desde el suelo podía ver cómo las hormigas cargaban pedacitos de comida para sus casas, cómo las mariquitas subían por las verdes hojas y cómo las ardillas trepaban el tronco coartado de su hermoso árbol.

Era una agradable monotonía la que vivía, pues todo era perfecto como estaba. Pero, un día, algo nuevo apareció… ¡era un insecto de aspecto bizcoso y estaba recorriendo las ramas de su hermoso árbol y comiendo sus hojas! Vaya… Esta criatura causaba mucha curiosidad a Alicia. Al igual que todos los días observaba sus flores, a las hormigas cargar su comida, a las mariquitas subir por las verdes hojas y las ardillas recorrer el coartado árbol, también empezó a observar al imsecto. Éste estaba teniendo un comportamiento extraño, ¡comenzó a encerrarse en una crisálida! Alicia estaba confusa, no entendía su comportamiento, y esta vez más que nunca decidió no perder de vista al nuevo inquilino de su jardín.

 La oruga tejía lentamente su crisálida, era una tarea que exigía dedicación y paciencia, pues esperaba estar muy cómoda ahí dentro para poder vivir todo lo que le esperaba. A cada puntada la oruga disfrutaba más de su casa, pero a Alicia se le hacía aburrido, sobre todo cuando la crisálida se cerró y ya no podía ver nada de lo que hacía el insecto en el interior. ¡Vaya!… iba a tener que ser paciente.

 Los días pasaron y Alicia no veía ningún cambio, todas los días después de hacer sus tareas corría hasta el árbol de su jardín para ver si la crisálida había cambiado en algo, si la oruga había decido salir de ahí o qué había decidido hacer. Daba igual si era un día de calor o un día de mucho viento y pareciera que la crisálida iba a salir volando, la oruga no salía de ahí. Alicia empmetamorfosisezó a pensar que algo extraordinario iba a pasar, ¿Qué podría ser sino para que se demorase tanto ahí dentro? Había pasado tanto tiempo desde que la oruga decidiese encerrarse, que la espera empezaba a hacerse interminable… Alicia estaba perdiendo la esperanza de que algo sucediese, y estando a punto de rendirse para esperar un cambio… algo asomó tímidamente de la crisálida, no conseguía distinguir lo que era, ¡había vuelto a despertar su interés!. Poco a poco podía ver un poco más de lo que asomaba, eso parecía… parecía… ¡Una mariposa! ¡Qué maravilla! .¡Resultaba increíble!, ¿Cómo después de tanto tiempo en el que parecía que no pasaba nada dentro de la crisálida, podía haberse convertido la oruga en una mariposa y echar a volar?

Anuncios