¿Por qué no ayudamos?

Muchas veces nos quedamos pensando que podríamos haber ayudado a una persona, pero es que simplemente no nos salió hacerlo, ¿Por qué?

¿Qué nos dice la psicología sobre no ofrecer ayuda cuando vemos a alguien que la necesita?

La psicología social define la conducta de ayuda como toda acción que tiene como consecuencia proporcionar algún beneficio o incrementar el bienestar de otra persona, y nos demuestra empíricamente que hay unos procesos sociales que provocan la inhibición social (Latané y Darley).

Según Latané y Darley, señalan que tenemos mayor voluntad de ayudar cuando somos el único observador y si hay muchos observadores nos hacemos una serie de preguntas antes de ofrecer la ayuda:question-63916_640

  • ¿Pasa algo malo?
  • ¿Es una emergencia?
  • ¿Tengo yo alguna responsabilidad?
  • ¿Puedo ayudar?
  • ¿Ayudo?

Cuando somos testigos de una emergencia, por ejemplo si alguien sufre un desmayo en la calle, y hay mucha gente mirando seremos participes del efecto del espectador: a mayor número de espectadores, la probabilidad de dar ayuda es menor, y el tiempo que pasa hasta que alguien decide ayudar aumenta.

A veces, tampoco sabemos realmente si alguien necesita ayuda. Podemos ver que hay una persona cargada con cajas que no puede sacar las llaves del pantalón y no se nos suele ocurrir decirle si le cogemos las llaves nosotros, ¿Cómo vamos a saber si quiere que lo hagamos, y si invadimos su espacio? Esto se conoce en la psicología social como ignorancia pluralista.

Además, si hay muchos observadores el sentimiento de responsabilidad es menor, es decir, si hay más gente no hace falta que sea yo quien ayude. Esto se conoce como difusión de la responsabilidad.

Estos proceso sociales nos ayudan a entender por qué en situaciones donde hay una emergencia y mucha gente observando, no nos decidimos a ofrecer nuestra ayuda. Cabe añadir, que podemos sentir cierta inquietud y ansiedad, pues en estas situaciones donde hay tantos espectadores sentimos que estamos siendo evaluados y preferimos no hacer nada a cometer un error.

los-minions

Ahora que sabemos que hay procesos que nos “impiden” dar ayuda cuando queremos, podemos ser ya capaces de darnos cuenta de si estamos cayendo en alguno de ellos y decidir por nosotros mismos si ofrecemos ayuda o no. Si queremos realmente ofrecer ayuda qué más da lo que piensen los demás, y si no queremos bien está. El sentimiento de ir en contra de uno mismo es peor que hacer caso al qué dirán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s