¿Chantajearme a mi? ¡Nunca!

“¿Me acompañas a hacer unos recados y luego tomamos un helado?”

c1

Son tan diversas las formas de chantaje y algunas tan sutiles, que jamás diríamos que nosotros hemos sido víctimas del chantaje.

La psicoterapeuta Susan Forward, en su libro “Chantaje emocional”, nos habla de las formas en que las personas utilizan el miedo, la obligación y la culpa para hacernos actuar conforme a sus deseos.

– Qué es el chantaje emocional:

El chantaje no es sólo ejercido por figuras externas de autoridad como un jefe, también es ejercido por nuestros padres, amigos, hermanos… ¡Por toda esa gente que jamás dirías que te manipula!

– Ejemplos de chantaje:

  1. Uso de la culpa: “Haz lo que quieras, siempre lo haces, pero no me esperes cuando llegues a casa. Siempre estoy por ti, ¿por qué no haces lo mismo por mi?”
  2. Uso del miedo: “¡Cómo te caigas encima cobras!
  3. Uso de la obligación: “Ya tienes 9 años, tienes que ayudar a mamá y ocuparte de tu hermano pequeño.”

– Cómo sé que soy víctima del chantaje emocional:

Los chantajistas crean una especie de niebla que nos dará miedo atravesar y si nos atrevemos a hacerlo nos sentiremos culpables si no damos marcha atrás. Usarán la información que conocen de nosotros para chantajearnos o amenazarán con la retirada de su afecto.niebla-2

Susan Foward, para ayudarnos a saber si hemos sufrido chantaje emocional, nos dice que pensemos en diversas situaciones en las que personas importantes para nosotros han amenazado con…

  • hacer tu vida difícil si no haces lo que quieren.
  • poner fin a la relación si no haces lo que te piden.
  • hacen promesas muy generosas que luego no cumplen sólo para satisfacer sus deseos (ya no hay helado).
  • te tachan de egoísta si no haces lo que piden.

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas frases, has sido víctima de chantaje emocional.

– El chantaje es de dos:

Aquí viene la parte más dura.

Susan  Foward señala que para que haya chantaje tiene que haber dos personas que participen de él. Aquel que ejerce el chantaje sobre nosotros sólo tiene éxito si nosotros se lo permitimos, si nosotros respondemos a sus intentos con malestar, con una respuesta más agresiva o si aceptamos hacer lo que nos pide.

– Madre: “Es que no te preocupas por mi, no eres capaz de llamarme. No importa nada que sea tu madre.”

– Hijo: “Pero qué dices si te estoy llamando. Vamos mamá, no te pongas así, sabes que te quiero”.

Este mini ejemplo ya es una forma de aceptación del chantaje. La madre utiliza la culpa al hacer sentir a su hijo mala persona y el hijo responde a su chantaje reforzando así esa conducta. La próxima vez la madre seguirá utilizando el mismo tipo de argumentos, manejando la culpa y el malestar que ocasiona en su hijo para verse consolada.

– Qué se puede hacer para cortar esto:

Darse cuenta de que nosotros participamos del chantaje es bueno porque nos permite atajarlo.

Lo primero de todo es advertir que es un proceso doloroso, te sentirás mala persona por anteponer tus necesidades, te preguntarás en qué punto puedes ceder y si cedes si volverás a lo mismo.

El apoyo de gente que te comprenda o un profesional podrá ayudarte a sobrellevar este proceso cuando lo necesites.

  • Poner límites: “Ahora estoy ocupado y no puedo acompañarte, si esperas a que termine el artículo que estoy escribiendo te acompaño después.”
  • Manifestar tus necesidades: “Necesito que me dejes acabar este artículo ante de acompañarte, es importante que lo termine para mañana.”
  • Exponer lo que aceptas y lo que no: “No aceptaré que me chantajees diciendo que si no te acompaño ahora es porque no me importas. Entiendo que quieres que te acompañe, pero tendrás que respetar que necesito tiempo para acabar mi trabajo.”

Suele pasar que el chantajista intente minar cada intento tuyo por hacer valer tus necesidades, por eso habrás de reiterar de forma tranquila, sin entrar en sus juegos de chantaje, tus límites, necesidades y opiniones.

Decirte que aunque sea un proceso duro, si has decidido acabar con este chantaje, tienes mucho valor y eres una persona fuerte que se quiere y quiere cuidarse.

¡Tras atravesar la niebla siempre sale el sol!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s