Asertividad

“Un no dicho con gran convicción es mejor que un sí apenas dicho para complacer, o aún peor, para evitar problemas.” Gandhi.

hay-que-saber-decir-no– ¿Qué es ser asertivo?

Cuando somos asertivos defendemos y expresamos nuestros derechos, opiniones y sentimientos de forma respetuosa.

Si nos paramos a pensar, cuántas veces no hemos sido capaces de decir lo que pensábamos por no herir al otro o por no iniciar una discusión que no deseamos. Cuántas veces hemos hecho un favor que no queríamos hacer, pero al final hemos dicho que sí por no ser egoístas.

“NO” también es una palabra y de vez en cuanto tienes derecho a ser el protagonista.

Si defendemos nuestras opiniones, nuestros derechos, creemos que estamos siendo malas personas, estamos siendo egoístas porque no estamos atendiendo a las necesidades de los otros pero, ¿ qué pasa con nuestras necesidades?

El no actuar acorde a nuestras creencias nos produce un malestar psicológico peor que si las defendiésemos y por algún casual esa otra persona se enfadase con nosotros. Podríamos lamentar que esto pasase, pero no sentiríamos remordimiento porque hemos actuado acorde a lo que creíamos correcto y hemos defendido nuestras ideas. Las personas no soportamos la ambigüedad, la contradicción, por lo tanto sería mejor ser coherentes con nosotros mismos y nuestros deseos.

¿Cómo trabajamos la asertividad?

Lo primero de todo es aceptar que somos personas y como tal cometemos errores y esto no es malo. Tenemos derecho a rectificar nuestras opiniones o a mantenernos en ellas. Tenemos derecho a sentir lo que sentimos y a expresarlo. Pero para ser asertivo lo más importante es respetarnos a nosotros mismos y a los demás.

– ¿Cómo digo que no?

Di simplemente, NO. Las explicaciones no son necesarias, no tienes por qué justificarte si no quieres.

Si no acaba de convencerte lo que te piden puedes pedir que la otra persona te de más detalles, que te aclare dudas antes de comprometerte con lo que te demanda o rechazarlo.

Puedes pedir que te de un tiempo para pensarlo, estás en tu derecho.

A veces, una vez que decimos que no nos vuelven a insistir. En estos casos  nos vemos tentados a aceptar la petición por no seguir metidos en la situación pero, si realmente nuestra respuesta es no, podemos utilizar una misma frase a cada nuevo intento del otro por intentar convencernos. Esta técnica se llama disco rayado, por ejemplo, podemos repetir la siguiente frase: “Entiendo lo que me dices, pero esta vez no puedo ayudarte.”

– ¿Qué hay del respeto?

Expresar nuestros deseos desde el respeto significa:

– No elevar la voz. Por gritar más no vas a tener más razón.

– No agredir verbalmente al otro. La humillación no es una buena herramienta, aquí no hay respeto.

Todo esto suena duro, pero nadie le dijo a la oruga que iba a ser fácil convertirse en mariposa. ¡Ánimo, tú puedes!

Prueba 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s